Usted está en :
Entrevista Prof. Dr. Carlos Alberto Matheus López
Entrevista Prof. Dr. Carlos Alberto Matheus López

Carlos Alberto Matheus López.

Nuestro invitado del mes, el Prof. Dr. Carlos Alberto Matheus López, es Doctor en Derecho de la Universidad del País Vasco, catedrático en la Universidad de San Martín de Porres del Perú en la maestría de derecho procesal y en el Doctorado en Derecho; así mismo, es catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Perú en derecho de arbitraje y derecho procesal quien, en esta entrevista, nos comparte el análisis que ha realizado en torno a dos cualidades que deben poseer los árbitros: la independencia e imparcialidad.


Para el efecto, el Prof. Dr. Matheus López, precisa sobre si dichas cualidades, son conceptos independientes o sinónimos y su relación con la obligación de revelación con la cual deben actuar los árbitros. De igual forma, con base en su último libro, “la independencia e imparcialidad del árbitro en el sistema CIADI”, nos comparte el tratamiento dado a dichas cualidades en la normativa del CIADI en aspectos tales como, el significado de la cualificación exigida a los árbitros sobre “inspirar plena confianza en su imparcialidad de juicio”; por qué aborda la recusación de miembros de comités ad hoc y su opinión, acerca de los aspectos que a su juicio, considera son críticos y de mejora en el sistema CIADI.



Editor de www.arbitraje.comercial.com: ¿Considera que la independencia e imparcialidad, son conceptos que deben ser tratados como sinónimos o por el contrario, son independientes entre sí?.


Prof. Dr. Carlos Alberto Matheus López: En realidad, ambos conceptos poseen un contenido parcialmente distinto pero también un ámbito común que hace difícil una distinción clara y definitiva. Lo que ha llevado a que algunos derechos nacionales traten a la independencia casi como sinónimo de la imparcialidad, empleándolos de forma intercambiable, pues es probable que estas palabras se hayan convertido en un pleonasmo o, lo que es lo mismo, expresan un concepto híbrido y no dos exigencias distintas y disociables. Esto es, importan dos caras de una misma moneda, que generalmente se emplean como un solo paquete, o, si se quiere, como una expresión técnica conjunta.



E. A.C.: A su juicio, ¿La obligación de revelación sustituye el deber de independencia e imparcialidad con el cual deben actuar los árbitros?.


C.A.M.L.: La obligación de revelación es un medio de carácter preventivo que permite limitar los riesgos de recursos -de recusación y/o de anulación- basados en supuestos incumplimientos a la exigencia de independencia e imparcialidad del árbitro. Pues, para permitir a las partes apreciar la independencia e imparcialidad de este último, es necesario que exista una plena transparencia sobre las relaciones que el árbitro pueda mantener con éstas -o sujetos vinculados a aquellas-o con el objeto de la controversia. Asi mismo, la obligación de revelación, si bien funcionalmente convergente, no sustituye a la obligación de independencia e imparcialidad del árbitro, por lo que en caso de su incumplimiento, no es éste el que justifica el recurso sino más bien la fractura a la independencia e imparcialidad que el silencio del árbitro podría revelar.



E. A.C.: El numeral 1º del artículo 14 del Convenio sobre arreglo de diferencias relativas a inversiones entre estados y nacionales de otros estados del CIADI, contiene las cualidades que deben poseer los árbitros. Al respecto, ¿Cuál considera, debe ser la interpretación a la cualidad que se exige al árbitro, sobre inspirar plena confianza en su imparcialidad de juicio?.


C.A.M.L.: Podemos afirmar que el requisito de “imparcialidad de juicio” del árbitro, incluye implícitamente a aquellos de independencia e imparcialidad. Observamos así que el Convenio Ciadi rechaza la dual distinción terminológica, entre independencia e imparcialidad, optando más bien por un término unitario que comprende a ambos, pues este único término sirve como una noción genérica que engloba todas las situaciones donde la independencia y la imparcialidad no estén aseguradas. Ello puede deducirse también del hecho que las versiones inglesa y francesa (igualmente auténticas) del artículo 14, inciso 1, del Convenio Ciadi aluden a la “independencia”.


Además, podemos señalar que el artículo 14, inciso 1, del Convenio Ciadi asume un estándar de apreciación subjetivo de la imparcialidad -e independencia- del árbitro, pues al requerir a los árbitros “inspirar plena confianza en su imparcialidad de juicio” se refiere a una condición íntima y personal, constituyendo ésta una apreciación indudablemente subjetiva. La cual además está basada en “los ojos de las partes”, pues es a éstas a quienes debe “inspirar plena confianza”.


Ahora, si bien la apreciación aplicable a la imparcialidad es subjetiva en tanto se dirige al estado real de la mente, que es la que determina la conducta del árbitro. Sin embargo, es objetiva en tanto requiere que se acredite a través de algún medio externo si una persona razonable consideraría que ese estado de la mente constituye parcialidad, o tendría un temor razonable de que sea así.


E. A.C.: En su obra, “la independencia e imparcialidad del árbitro en el sistema CIADI”, ¿por qué decide abordar la recusación de miembros de comités ad hoc no obstante, que este tema, no es tratado de manera expresa en el capítulo V del Convenio sobre arreglo de diferencias relativas a inversiones entre estados y nacionales de otros estados del CIADI?.


C.A.M.L.: En tanto podemos postular que la recusación de los miembros de comités ad hoc deviene posible dado que la regla 53 de las Reglas de Arbitraje del Ciadi nos señala que “Estas Reglas [de arbitraje del Ciadi] se aplicarán mutatis mutandis a todo procedimiento relacionado con la aclaración, revisión o anulación de un laudo y a la decisión del Tribunal o Comité”. Y consecuentemente, la regla 9 de las Reglas de Arbitraje del Ciadi resulta aplicable a la propuesta de recusación de cualquier miembro de un comité ad hoc. Asi mismo, consideramos que el Consejo Administrativo al establecer la regla 53 de las Reglas de Arbitraje del Ciadi, lo hizo dentro de la competencia que le atribuye el artículo 6, inciso 3, del Convenio Ciadi, en tanto ésta resulta “necesaria para llevar a efecto las disposiciones del presente Convenio”.



E. A.C. Con base en su experiencia profesional y académica, ¿Cuál considera son los aspectos críticos y de mejora en el sistema CIADI?.


C.A.M.L.: Un aspecto crítico fundamental es la necesidad de un manejo desapasionado y técnico de la independencia e imparcialidad del árbitro por parte de aquellos que conocen de las solicitudes de recusación y de anulación, pues pese al creciente número de éstas, deviene extraño que al día de hoy sólo una decisión haya estimado la recusación planteada. Quizá por haber sido emitida por alguien ajeno al Sistema Ciadi, como es el Secretario General de la Corte Permanente de Arbitraje, quien decidió la recusación conforme a las “Directrices de la IBA sobre Conflictos de Intereses en el Arbitraje Internacional”.


Y dada la particular característica de que la recusación es decidida in primis por los árbitros no recusados, resulta probable que la parte recusante tenga dudas sobre si estos últimos, a su vez, tengan un conflicto de interés al resolver la recusación, dado que pudieron haber sido recusados antes o esperan en el futuro serlo, razón por la cual es posible que tengan el deseo subliminal de fijar la prueba en un nivel alto. Por todo ello, para una mejora del sistema sería recomendable que en una futura reforma se establezca que toda recusación sea resuelta por el Presidente del Consejo Administrativo del Ciadi o bien por un comité ad hoc creado para ello.



E. A.C. ¿Cuál considera es el principal aporte que realiza su obra al arbitraje de inversiones?.


C.A.M.L.: A mi entender, la basilar virtud de mi libro es permitir a los operadores del arbitraje de inversiones una comprensión sistemática de la normativa Ciadi relativa a la independencia e imparcialidad del árbitro. Como también un entendimiento práctico del tema a través del análisis y comentario de las diversas decisiones emitidas. Además, a mi conocimiento, es el primer libro en nuestro idioma que aborda tan compleja materia. Así mismo, pone al alcance de los lectores hispanoparlantes el tenor de múltiples decisiones emitidas en inglés y francés.



La anterior entrevista, fue realizada en el mes de abril de 2013.

Calificación del artículo
 ( 1 - votos )